La correcta hidratación del cuerpo es esencial para mantenerse sano, de hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado beber como mínimo dos litros de agua al día —contando el porcentaje proveniente de bebidas y alimentos— para mantenerse hidratado y combatir enfermedades relacionadas a la digestión, la piel y el agotamiento. Sin embargo, lo que muchas personas no saben es que la forma más apropiada de realizar este consumo es tomando agua filtrada.

Utilizar purificadores de agua para tratar el líquido antes de beberlo tiene más beneficios de lo que crees, ¿quieres conocerlos?, sigue leyendo.

¿Sabes qué es el agua filtrada?

El agua filtrada es lo que se obtiene de un proceso mediante el cual este líquido pasa por filtros para eliminar todas las toxinas, residuos sólidos, bacterias, cloro, olores y sabores indeseados. Se realiza con el objetivo de consumir un producto realmente limpio y saludable que no se obtiene solamente con abrir el grifo o comprar agua embotellada.

Muchas personas son conscientes del riesgo que representa no consumir agua alcalina, por eso se ha popularizado el uso de filtros de agua en hogares, oficinas, empresas y entidades de todo tipo. A continuación te contamos cuáles son los mayores beneficios de consumir agua previamente tratada.

Te invitamos a leer: ¿Por qué deberías tener un dispensador de agua sin botellón?

Amigable con el medio ambiente

Como se ha demostrado en diversos estudios, la industria del agua embotellada genera millones y millones de botellas de plástico al año que agudizan el problema de la contaminación ambiental, sin mencionar la cantidad de gases de CO2 que se generan en su producción. Por eso, abandonar este consumo es un paso importante para asumir la responsabilidad que tenemos en el mejoramiento de las condiciones del planeta.

En este sentido, los dispensadores de agua fría y caliente sin botellón no solo evitan la compra de botellas en presentación personal, sino que también eliminan la necesidad de adquirir botellones para los dispensadores comunes, debido a que nuestros equipos se conectan directamente a la red pública de abastecimiento.

El agua sabe mejor

¿Has notado que el agua de grifo a veces tiene sabores particulares? Esto se debe a que en ella se encuentran residuos sólidos o sustancias que no fueron eliminadas durante el proceso de tratamiento en las plantas, o que se adquieren durante su trayecto hasta llegar a tu hogar. Con los dispensadores de agua sin botellón tendrás en tu casa u oficina un producto con cuatro filtros diferentes para que el agua que consumas sea refrescante, de la mejor calidad y no tenga sabores u olores extraños.

Disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades

Beber agua filtrada garantiza que tu familia o trabajadores están ingiriendo un producto que no representa un peligro para su salud. Así, los filtros con buen mantenimiento reducen notablemente la posibilidad de consumir agua contaminada o con toxinas que causen infecciones o enfermedades gastrointestinales.

Cuida tu bolsillo

Invertir en dispensadores Sin Botellón y filtros de agua será un alivio futuro para tu bolsillo, el de tus empleados y el presupuesto de tu empresa, ya que para satisfacer la necesidad de hidratación en tu oficina u hogar tendrás un equipo que evitará la necesidad de comprar botellas individuales o botellones (en el caso de los dispensadores comunes). Si bien la inversión al inicio será mayor, con el tiempo verás que es más rentable.

Fácil y rápida de obtener.

Tener un dispensador en la empresa evitará que los empleados tengan que salir de las instalaciones para hidratarse, y en cambio, podrán adquirir un producto de buena calidad a unos cuantos pasos de su puesto de trabajo. Lo mismo pasa en el hogar: ya sea para beber o para cocinar los alimentos, tendrás una fuente de agua alcalina constante que no requiere reabastecerse cada tanto ya que estará conectada directamente a la red pública de abastecimiento.

Otras Noticias